Revista Campo para Todos N° 193 – Abril 2024

Revista Campo para Todos N° 193 – Abril 2024

COVID 19

El sector agroindustrial lucha para mantenerse durante la cuarentena

Mientras se realiza la extensión de la cuarentena en el país, en Santiago del Estero se intensifican los controles. Revista Campo para Todos consultó a varias empresas como se organizan para atravesar la cuarentena y mantenerse en el mercado.

«En el mercado de granos la actividad está relacionada con la cosecha que recién se inicia, actualmente en un 10 o 15 % de la misma -nos cuenta Daniel Sarsfield, gerente de la planta de AGD ubicada en Beltrán- “estamos trabajando en forma normal, cumpliendo con protocolos muy estrictos en normas de higiene y distanciamiento. A nuestro personal hemos dotado de barbijos, antiparras, alcohol en gel y jabón”.
Para los camiones hemos implementado un protocolo mediante el cual cuando ingresan a la planta se le toma la temperatura al chofer. También, todos los servicios que requiera durante su permanencia los puede solicitar vía Whatsapp, así puede pedir turno para ocupar las duchas o el baño y para solicitar su comida en el bufete, de esa forma los mismos no tienen que bajarse del camión.
En cuanto al transporte no tuvimos ningún tipo de inconvenientes con los controles policiales dentro de la provincia. Y nuestra empresa está cumpliendo con todos compromisos comerciales de pago a los proveedores y clientes”, finalizó Sarfield.

Muy distinta es la realidad de las empresas que procesan algodón en la provincia. Todas están trabajando, cumpliendo con las normas de seguridad impuestas por los organismos oficiales y propias para evitar el contagio. Pero, según nos expresaron, la cadena de pagos está cortada, porque las hilanderías no compran, no reciben y no pagan las cuentas viejas, ni las nuevas. Por lo tanto, los clientes de desmote no pueden pagar porque no venden, se trabaja por compromisos asumidos con anterioridad, pero por ahora no hay precio. En cuanto a la situación financiera se espera que los bancos comiencen a enviar algunos cheques rechazados.

Los comercios dedicados a la venta de semillas y agroquímicos están trabajando a puerta cerrada y en los horarios estipulados por las autoridades, de cada zona. Se están concretando ventas normales, nos cuenta Francisco Ardisone, comerciante de Fernández, pero “tenemos el inconveniente que no llega suficiente mercadería porque algunos productos que recibimos de Chaco o Santa Fe no les permiten ingresar a la provincia, muchas empresas de transporte nos dijeron eso, así que hay varios productos que ya no podemos conseguir. Las empresas de Buenos Aires están mandando productos, pero no con la frecuencia que sabían venir, por ejemplo, en una empresa de transporte hemos tenido demorado 19 días un envío de semillas que normalmente llega en 3 días. Tampoco se consiguen semillas de lechuga, remolachas híbridas, zanahoria, así que algunos directamente no sembraran y otros están haciendo pruebas con semillas que no conocen. Todas las ventas que concretamos son en cuenta corriente y estamos teniendo un 25 a 30 % de cheques rechazados”.

“Debido a la cuarentena estamos atendiendo a puertas cerradas -nos comenta Mauricio Pons de la concesionaria Parra Maquinarias ubicada en La Banda- con dotación mínima del personal necesario para entrega de repuestos y servicios a fin de que los productores agropecuarios no tengan que parar los trabajos en el campo, proveyendo aquellos repuestos indispensables para continuar la cosecha. Todos estos trabajos teniendo los recaudos necesarios para evitar en lo mayor posible el contacto físico y cualquier riesgo de contagios.
Respecto de ventas y cobranzas, se están cobrando las cuentas con cheques de terceros a plazo, hasta ahora el número de cheques rechazados no es mayor a un 10%, aunque se prevé que podría aumentar considerablemente durante los próximos 30 días”.
“La cadena de pagos en aquellos productores que siembran maíz, soja o hacen ganadería se encuentra casi de forma normal, no habiendo casi problemas en los cobros ni cheques rechazados. Distinta es la situación en la cadena del sector algodonero, donde no se puede vender ni cobrar algodón en bruto ni fibra, ya que las hilanderías se encuentran paralizadas por la pandemia, y en la misma situación están las tejedurías y demás eslabones de la cadena comercial del sector textil. Pons indicó que esta situación lleva a que los proveedores de la cadena, venta de repuestos, maquinarias, agroquímicos, desmotadores y demás, tengan también la cadena de cobros cortada”.
Sobre los controles en las rutas, si bien todas las semanas cambian los permisos necesarios para circular, “no hemos tenido mayores inconvenientes para mover aquel personal necesario para las tareas que estamos realizando”, opinó Pons.

En el rubro veterinario estamos trabajando un 50% de lo normal, para esta época del año -nos cuenta el Cdr. Alejandro Gonzales de Mundo Animal ubicada en la ciudad de La Banda- ocurre que la mayoría de nuestros clientes son de afuera de la provincia y no pueden ingresar a controlar su hacienda o sus campos. También estamos con el inconveniente que nuestros proveedores tienen problemas por falta de unidades para el transporte, algunos tienen que completar un camión para poder hacer el envío. Las empresas que pagan un flete más elevado consiguen un envío más rápido, pero igualmente se demora porque cuando llega, la logística de distribución es muy lenta. Lo mismo sucede con los insumos que deben ser transportados en medios especiales. Por ejemplo, Nitrógeno líquido, no estamos consiguiendo la reposición porque no dejan ingresar las combi que los trasladan o las vacunas congeladas que vienen de Chaco, al no haber colectivo no tenemos como recibir la reposición de las mismas. Con respecto a las cobranzas estamos con muchas demoras, creemos que el motivo es que ellos tampoco están cobrando, o sea que el circuito comercial está quebrado”, dijo Gonzalez.

Marcos Sbrascini de Santa Sylvina una empresa dedicada a la nutrición animal en Santa Fe, nos cuenta que están trabajando con las medidas de precaución obligatorias. “Hemos armado grupos de trabajo y los organizamos en distintos turnos para mantener el distanciamiento. Estamos atendiendo a nuestros clientes, sin tomar nuevos, tanto en asesoramiento como en entrega de productos. En cuanto a las cobranzas estamos con problemas generados por el cierre de los bancos y aún no tenemos cheques rechazados. El mercado -continúa Sbrascini- consideramos que no se puede establecer un formato rígido ya que está cambiando día a día, y lo más complicado es la incertidumbre, porque no se puede ver a futuro que medidas implementar para dilucidar algunos precios de los productos.
Nosotros, como estamos a 80 km del puerto de Rosario, utilizamos camiones que regresan vacíos al norte y aun así nos cuesta conseguirlos. No tuvimos problemas con los controles porque no distribuimos en centros urbanos sino directamente en el campo.

El nitrógeno líquido es un producto indispensable para las cabañas ganaderas y es el responsable que la genética de cada establecimiento se mantenga óptimo para su uso.
Nitrocampo es una empresa radicada en la ciudad de Resistencia, Provincia de Chaco. “Realizamos el servicio de abastecimiento de nitrógeno líquido a domicilio tanto en la ciudad como en zonas rurales de once provincias -nos comenta Carlos Urrengoechea-. Al principio de la cuarentena utilizábamos los permisos nacionales únicamente pero luego tuvimos que incorporar los permisos de cada provincia y adecuándonos a cada modalidad, por internet o personalmente, también algunos quieren que tengas la autorización impresa en papel. Nos encontramos con todo tipo de modalidad según el lugar, pero hemos superado todo y logramos llegar a todos nuestros clientes. Enviamos dos vehículos porque uno hace de hotel, pero eso encarece el envío porque es una persona más. A fin de mes tenemos que ir a Santiago del Estero y a Jujuy que creo que son las dos provincias más complicadas para ingresar, espero que podamos hacer nuestro trabajo.
Apuntamos a dos cosas, primero que nadie se enferme y segundo que nuestros clientes mantengan todo su material biológico vigente, o sea que consideramos primordial lo humano, porque cuando pase la cuarentena todos vamos a necesitar recuperarnos económicamente.
En cuanto a nuestras ventas se mantienen normal, pero las cobranzas están muy flojas. Tenemos una gran cantidad de cheques rechazados lo que nos obliga a tener que decidir entre levantarlos o pagar los impuestos”. Finalizó Urrengoechea.

Compartir esta Noticia:

Noticias Relacionadas

Desde 1996, Revista Campo para Todos, es el único medio especializado en el sector agropecuario de la provincia de Santiago del Estero.