Revista Campo para Todos N° 195 – Junio 2024

Revista Campo para Todos N° 195 – Junio 2024

Respuesta a la fertilización con nitrógeno en trigo en el área de riego del Río Dulce de Santiago del Estero

El trigo es un cultivo que viene tomando cada vez más importancia en cuanto a superficie sembrada en el área de riego del Río Dulce de Santiago del Estero. Esto se debe principalmente a la necesidad de incorporar gramíneas en los lotes que serán destinados a al cultivo de algodón.
Sin embargo, con un manejo adecuado el trigo, puede ser no solo una opción de rotación, sino que también puede aportar importantes ingresos económicos al sistema productivo cuando se alcanzan buenos rendimientos.

Por: Ing. Agr. Matías Romani
EEA INTA Santiago del Estero

Actualmente, el costo de la producción de trigo en esta zona se puede cubrir con aproximadamente 1500 kg ha-1 grano, siendo que el rendimiento promedio es de 2085 (según datos oficiales), sin bien esto dejaría un margen positivo, este valor promedio de rendimiento está muy alejado del rendimiento potencial del cultiva para la zona, el cual supera los 5000 kg ha-1, en condiciones de buena disponibilidad de agua y fertilización nitrogenada.


Si bien, la fertilización con nitrógeno es un costo importante en la producción, cuando se realiza de forma correcta genera importantes incrementos en los rendimientos a cosecha. Particularmente en las gramíneas, la disponibilidad de este nutriente es clave para producir buenos rendimientos.

Figura 1: Respuesta de la producción de grano de trigo en función de dosis crecientes de nitrógeno para trigo pan (Klein Rayo) y trigo candeal (Charito).

Según experiencias realizadas en el Campo Experimenta de INTA Santiago del Estero, pueden obtenerse importantes incrementos en la producción con aplicaciones de nitrógeno como urea en trigo pan y candeal (Figura 1).
Esta respuesta del cultivo, se explica por un mayor crecimiento de toda la planta cubriendo rápidamente el entresurco, lo que ayuda a una mejor competencia con malezas y a su vez un cultivo en buenas condiciones de fertilidad puede afrontar mejor la aparición de la roya anaranjada que es una enfermedad muy común en nuestra zona a partir de que el cultivo entre a producir espigas.

Figura 2: Respuesta de la producción de materia seca total a cosecha en función de dosis crecientes de nitrógeno para trigo pan (Klein Rayo) y trigo candeal (Charito) sembrados en julio.

Finalmente, un punto muy importante a tener en cuenta es la cantidad de material vegetal que queda en el lote luego de la cosecha, así según los resultados disponibles la fertilización con nitrógeno en fecha de siembra de julio puede superar los 14000 kg ha-1 de materia seca para la dosis más alta (Figura 2). Por consiguiente, si a esto le restamos el grano que se cosecha, quedarían más de 8000 kg ha-1 de material vegetal que se aporta al suelo como materia orgánica.

Para concluir, la aplicación de nitrógeno en la zona pude generar incrementos en la producción de cubren totalmente el costo de la misma, mejorando la competencia con malezas, la sanidad del cultivo e incrementando significativamente el aporte de materia orgánica al lote.

 

Compartir esta Noticia:

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde 1996, Revista Campo para Todos, es el único medio especializado en el sector agropecuario de la provincia de Santiago del Estero.